SEGUIIS! :) ^.^ (:

31 mar. 2011

Al bajar del avión

(3)
Cuando terminamos de visitar todo el recinto, ya era la hora de comer.  Entonces nos fuimos a la habitación, nos cambiamos de ropa y salimos en busca del comedor. Era un espacio gigantesco, lleno de mesas de ocho asientos, la mayoría llenos.  Entonces miramos la otra parte de la cafetería, allí había un montón de chicos y chicas haciendo cola con una bandeja en la mano, adivinamos que teníamos que dirigirnos allí. Y nos pusimos las últimas de la cola, aún mirando dónde podríamos sentarnos. Al cabo de un buen rato, por fin, nos tocaba. El menú del día: espaguetis, hamburguesa y unas “cookies” o un helado. No hacía mala pinta, sólo que no me apetecía nada excepto llamar a mi familia. Pero teníamos que comer así que cuando la cocinera, que era muy amable nos llenó las bandejas, nos fuimos en busca de una mesa. Estaba claro que la mesa nº 1 era de las más pijas de ése campus.  Por un momento olvidé que estaba en Inglaterra. Ése comedor era parecido al de mi antiguo instituto. Mesas para las pijas, para los deportistas, para los empollones, vaya, lo típico.  Entonces vimos un hueco, en una mesa medio llena, había 3 tres chicos y dos chicas. Fuimos hacia allí y les preguntamos en inglés, si no, no nos entenderían, que si nos podíamos sentar con ellos. No pusieron ninguna pega, se presentaron y lo pasamos muy bien. En realidad ellos también eran de España.  La chica de la derecha era morena y tenía los ojos muy oscuros, cómo Lucía, pero sus rasgos eran muy diferentes, se llamaba Alba. A su lado estaba Ander, un chico que tenía los ojos verdes y el pelo muy oscuro y un poco rizado, era del país Vasco, cómo Maitane, que tenía el pelo liso de un color sin definir, castaño claro más o menos, y unos ojos marrón almendra. Y al lado de Ruth estaba sentado Jorge que tenía el pelo claro y unos ojos muy bonitos. Estuvimos muy a gusto con ellos y decidimos que a partir de ése momento, iríamos juntos. Ellos llevaban varios años allí así que nos podrían aconsejar y ayudar, aparte de guiarnos, porque estábamos un poco perdidas.

24 mar. 2011

Al bajar del avión

(2)
Rebecca estaba en una sala muy amplia con colores alegres y una maquina de refrescos, zumos, cafés,… de todo. En la sala había un billar, 3 ordenadores, una área para ver la tele, varios sofás, unos sillones para leer, era como una zona de ocio, para nombrarlo de alguna forma.  Nos sentamos con ella, nos tomamos un refresco y luego nos guió por el campus. Primero al polideportivo, luego al comedor/ cafetería y a la sala de cine donde proyectaban una peli cada dos semanas, a la biblioteca, a la pequeña pizzería y a todas las aulas. En la residencia no estábamos separados los chicos de las chicas, sólo en las habitaciones y teníamos prohibido estar en una habitación masculina a partir de la hora de cenar.

19 mar. 2011

Al bajar del Avión

(1)
La llegada al aeropuerto fue genial.  Unos minutos antes de aterrizar,  una azafata que hablaba un inglés perfecto, aunque no era raro, estábamos en el aeropuerto de Londres, anunció el fin del vuelo. Al salir, al lado de la otra azafata, la que repetía: “Good Bye” cada vez que salía un pasajero, un chica llamada Rebecca que tenía una camiseta con el logo de la residencia a la que iba alzaba la mano saludándome y haciendo un gesto para que me acercara a ella. Se presentó y me dijo que era la encargada de recoger a las chicas de la 215, Lucia, Ruth y Angy. Esperamos en una cafetería, me habló sobre la residencia y comentó que también sería mi “supervisora” en el campus de estudiantes. Al cabo de una hora o así, llegaba el vuelo de Ruth. Otra vez el mismo procedimiento. Nos fuimos a esperarle al lado de la puerta y cuando llegó nos presentamos y nos fuimos a sentarnos. Unos 20 minutos después, otra vez el mismo ritual para ir a buscar a Lucia. Volvimos a la cafetería, después a los lavabos y por último llamaron a Rebecca, teníamos el coche en la puerta. Cada una con su equipaje, nos dirigimos a la puerta y nos despedimos del aeropuerto. Era cierto, justo delante de la entrada, un coche negro 5 plazas con un maletero gigantesco estaba esperando nuestra llegada. Entramos y empezamos a hablar entre nosotras tres de lo que nos parecía ir al internado, los gustos que teníamos, qué se nos daba bien, el motivo de entrar en la residencia,… un buen rato después, llegábamos a nuestro destino. Salimos del coche cargadas con las maletas y Rebecca nos guió a la habitación que nos tocaba, la 215, pronto me acostumbraría a ése número.  Parecía que nosotras 3 nos llevábamos bien. La habitación era muy sencilla, la pared pintada de amarillo lima clarito, una litera y una cama individual de madera clara, tres llaves colgadas en el amplio armario blanco, distintas sábanas y cojines en la cajonera. Pronto nos acostumbramos a ése espacio. A mí me tocó la cama individual. Cada una dejó sus cosas. Ruth puso un peluche en su cama, sus libretas en una estantería, un marco de fotos de su familia en la ventana y poca cosa más. Lucia, llenó la mitad del armario con su ropa, puso unos cuantos libros de aventuras en la estantería y cambió sus sábanas. Yo, puse mi osito Pepe en la cama, un par de prendas en el armario, dejé mi ropa interior en el cajón de la mesilla, puse una foto de mis amigas Lara y Jessica en la estantería y dejé mis cómodas zapatillas de ir por casa junto a mi cama. Luego, las tres salimos a descubrir todos los rincones de ése nuevo lugar, que sería para las tres, un nuevo hogar durante mucho tiempo.

Hola por primera vez

Hola, soy Sandra y en éste blog pondré mis historias, las novelas que haga y otros. De momento, ya tengo una novela, El diario de Angy, que la escribí en mi otro blog, my mind: http://blog-como-tu.blogspot.com.  Me encanta escribir así que estoy empezando otra novela, Al bajar del avión, que es la segunda parte del Diario de Angy. 

Soy alta, tengo los ojos verdes y el pelo castaño oscuro. Me gusta ir en bicicleta con mis amigas durante el verano y tomar el sol e ir a la piscina me relaja. Hago Taekwondo y me gusta mi ciudad. Se me da bien el inglés, en general, las lenguas. Creo que mis amig@s son lo más importante para mí a parte de la família. Me gusta vestir informal y ir con mis zapatillas favoritas. Leer también me gusta muchísimo, pero no tengo un libro favorito, me gustan los que leo y punto. Me gusta ver las pelis y series de Antena3: El barco, Los protegidos, FoQ y bueno, Ángel o demonio, que es de Telecinco. No tengo un objetivo fijo en la vida, creo que vivir es lo suficientemente importante cómo para buscar un objetivo. Soy fan de las compras y las Rebajas son mis amigas. Los chicos más guapos del momento: Mario Casas y Maxi Iglesias. Canciones que me gustan: cómo los libros, mis gustos son temporales y van cambiando.

En la siguiente entrada empezaré a publicar la novela.

Sandra